Tienes manchas en los dientes o molares?, ¿Tienes sensibilidad al tomar alimentos fríos o calientes?

Hoy hablaremos y diferenciaremos entre la descalcificación dental y el síndrome de hipomineralización incisivo-molar (MIH)

Ambos tienen en común la aparición de unas manchas en el esmalte dental, aunque se diferencian en el color y en el origen de su aparición.

Hipomineralización incisivo-molar (MIH): es una alteración del esmalte o incluso de la dentina que afecta sobre todo a primeros molares permanentes pero puede manifestarse también en incisivos, segundos molares permanentes o temporales y cúspides de caninos y premolares.

Se presenta desde manchas blancas, amarillas o marrones hasta alteraciones de la anatomía dental como fracturas.

La zona afectada es porosa y se diferencia claramente de la zona sana del diente.

El color de la opacidad indica el grado de severidad del MIH, siendo el blanco el menos severo y el marrón el más poroso, menos duro y más susceptible a sufrir fracturas.

El origen de la aparición del MIH no está demostrado aunque se ha estudiado que las hipomineralizaciones surgen durante la formación de los molares, que comienza en la etapa del embarazo de la madre hasta los 3 años de vida.

Alguna alteración durante el embarazo (infección, fiebre, medicación…), algún problema al nacer o simplemente la predisposición genética pueden ser factores para la aparición de hipomineralizaciones.

Para realizar un diagnóstico precoz es muy importante realizar visitas al dentista desde la erupción de los primeros molares definitivos, es decir, desde los 6 años de edad.

Para reforzar el esmalte en los casos más leves, puede aplicarse productos remineralizantes a base de Recaldent. Esto ayuda también a bajar la hipersensibilidad que causan las hipomineralizaciones tanto a alimentos fríos como calientes.

La sensibilidad puede ser un síntoma que nos ayude a identificar posibles MIH.

En los casos más graves de dientes o muelas con hipomineralizaciones que puedan sufrir o hayan sufrido fracturas, el odontólogo determinará un tratamiento en el cual proteger la pieza de posibles roturas, caries y hipersensibilidad.

Descalcificación dental: a diferencia del MIH, la descalcificación dental se produce por factores externos una vez erupcionados los dientes.

Se identifica por la aparición de unas manchas blancas en zonas de difícil acceso o donde hay más cúmulo de placa bacteriana.

El esmalte afectado se presenta poroso, opaco, rugoso y sin brillo.

La pérdida de mineral del esmalte implica la aparición de poros microscópicos por el que pueden penetrar bacterias y producir caries.

Factores de riesgo de la descalcificación dental y las manchas en los dientes

-Deficiente higiene dental. No realizar un correcto cepillado diario al menos dos veces al día provoca la acumulación de biofilm o placa bacteriana, sobre todo en los márgenes gingivales. El biofilm acumulado desmineraliza el esmalte.

-Consumo de alimentos y/o bebidas azucaradas. Un consumo excesivo y frecuente de alimentos o bebidas con alto índice de azúcar ayuda a la descalcificación del esmalte y la aparición de manchas blancas que inician la caries.

-Xerostomía o boca seca. La cantidad de saliva en la boca también influye en la salud de los dientes. La producción de suficiente saliva ayuda a la autolimpieza de la boca y al correcto flujo de los alimentos, sin embargo, la escasez de saliva, retiene los alimentos y reseca el esmalte dental.

-Ortodoncia con brackets o mecanismos retentivos. El uso de brackets u otros elementos ortodónticos fijos dificultan la limpieza diaria de ciertas zonas donde se acumula más placa bacteriana. Si el biofilm se va acumulando y no se elimina, pueden aparecer manchas en los dientes blancas alrededor de los brackets, que sobre todo, serán visibles al retirarse la ortodoncia.

-Desórdenes alimenticios. Aquellos desórdenes que impliquen el reflujo gástrico pueden alterar el esmalte dental, sobre todo si es muy continuado, ya que el fluido estomacal es muy ácido.

Por tanto, para evitar la aparición de descalcificaciones es importante tener una dieta variada restringiendo el consumo de alimentos azucarados y ácidos, mantener una buena higiene dental diaria con una pasta fluorada de al menos una concentración de 1000 ppm.

Si se está con un tratamiento de ortodoncia con brackets, hay que tener en cuenta el riesgo que supone no eliminar la placa que se retiene alrededor de los brackets. Para ello, es aconsejable el uso de cepillos interproximales que ayuden a la remoción del biofilm.

Si se presenta gran sensibilidad o molestias, es importante acudir a la consulta para diagnosticar posibles problemas y prevenir de su aparición. En nuestra clínica dental Miguel Gilabert, valoramos el estado de salud de tus dientes y boca y prevenimos la aparición de descalcificaciones que puedan derivar en caries, mediante la aplicación de barniz de flúor y otros métodos preventivos.

Comparte el post: