Los empastes dentales u obturación es el procedimiento que consiste en restaurar una zona de un diente o muela que ha sufrido caries. En casos de restauración por traumatismos, abrasiones, etc. también se utilizan los mismos materiales que una obturación, pero en este caso nos vamos a centrar en el tratamiento de las caries.

Si observas una mancha o cavitación o tienes molestias, debes acudir a la consulta para realizar una exploración y detectar posibles caries. Para conocer mejor en qué fase de evolución se encuentra la caries, se realizan radiografias intraorales. En ellas se detecta si la caries afecta sólo al esmalte o es más profunda y compromete a la dentina o al nervio.

La profundidad de la caries determinará el tipo de empaste o tratamiento, ya que si la caries afecta al nervio o está cerca de él, el tratamiento será distinto a si sólo afecta al esmalte o esmalte y dentina, en cuyo caso se realizará un empaste u obturación.

Procedimiento de colocación

Cuando la caries compromete sólo a la capa del esmalte, en ocasiones no es necesario anestesiar, sin embargo, cuando ya afecta a la siguiente capa, es decir, a la dentina, será necesaria la anestesia para evitar molestias o dolor.

La zona afectada debe limpiarse manualmente o con instrumentos rotatorios dejando la cavidad libre de bacterias cariogénicas. Una vez limpia y preparada la zona para albergar el empaste dental, se deposita un gel grabador que produce poros microscópicos en el material dental para que exista mayor retención y ajuste de la obturación. A continuación se coloca un adhesivo y seguidamente se rellena la cavidad con el material restaurador que podrá ser fotopolimerizable (que endurece con una luz) o no.

Para finalizar, se pule y se eliminan pequeñas irregularidades que hayan podido quedar y se comprueba la mordida con papel de articular.

El procedimiento de una obturación no duele ni es molesto, pero se debe estar en la duración del mismo con la boca abierta y con un aislamiento que colocará el profesional para que no se contamine de saliva la zona que se está limpiando.

Es posible que exista sensibilidad al consumir bebidas y alimentos fríos o calientes durante los días posteriores al tratamiento. Si persiste la molestia o es muy intensa, debe comunicarse y acudir a la consulta para evaluarse con detenimiento.

Tipos de empastes dentales.

Existen distintos tipos de materiales para realizar una obturación. La eleccion de empastes dentales se determina según estética, resistencia, coste y decisión del paciente.

Composite: Es un material derivado de la resina. Es el más utilizado hoy en día debido a su fácil manejo y adaptación en la cavidad de la caries. Es muy estético, debido a la amplia gama de colores que existen, se escoge el tono más parecido al del esmalte del paciente.

Tiene una duración aproximada de diez años, aunque puede reducirse este tiempo por ser un material poco resistente a desgastes. También puede alterarse el color original con el tiempo, adquiriendo tinción por bebidas o tabaco.

-Cerámica: Es un material más resistente y no se altera el color como el composite. Suele emplearse en obturaciones de molares que cubren gran parte de la superficie. Se denominan inlay y onlay.

Se fabrica en un laboratorio dental, por lo que, además de ser más costoso, se necesita más de una visita a la consulta para su colocación. Tiene una duración de entre 15 y 20 años.

-Ionómero de vidrio: Es un compuesto a base de vidrio y acrílico que también es utilizado en obturaciones. Es menos resistente, por lo que suele emplearse en pequeñas obturaciones o en el fondo de las cavidades y sobre éste el composite.

Este material va liberando flúor con el paso del tiempo, por lo que, además, previene de la aparición de futuras caries.

-Amalgama de plata: Fue el material de elección hace años pero ya no se usa con tanta frecuencia.

Es muy poco estético por lo que se añade en las zonas menos visibles, como son las de masticación de las muelas. Es muy resistente y tiene una duración en boca de 20 años o incluso más.

Además del inconveniente del color, también puede teñir el diente en el que va colocado y con el tiempo puede contraerse o dilatarse y generar fracturas o grietas.

Se coloca de forma directa en la misma visita de tratamiento y su coste es inferior al resto de materiales.

-Obturación de oro: Es otro material muy resistente pero poco estético y muy costoso, por lo que está casi en desuso en la actualidad. Se necesita más de una visita al dentista para su colocación, ya que se fabrica en el laboratorio. Puede durar más de 20 años en boca.

Estos son los distintos métodos y materiales para la realización de obturaciones de caries que afectan a esmalte o esmalte y dentina. Si no se soluciona a tiempo, la caries puede avanzar y llegar al nervio, necesitando un tratamiento más complejo como es la endodoncia.

Conocer la importancia del cuidado dental diario con cepillo, pasta fluorada y complementos como el hilo dental nos ayudará a prevenir la aparición de caries o a que avancen si se ha iniciado el proceso de desmineralización,

Si seguimos una rutina diaria adecuada ganamos en salud y nos ahorramos el coste de los tratamientos restauradores y evitamos los empastes dentales

En la clínica dental Miguel Gilabert realizamos un diagnóstico y tratamiento individualizado, pero sobre todo te ayudamos animándote a seguir todas las pautas para evitar la aparición de enfermedades como la caries.

Comparte el post: