La elección entre un cepillo manual o eléctrico u otro es más importante de lo que parece, pues hay que tener varios aspectos en cuenta que son distintos para cada persona. No hay un cepillo mejor que otro, sino que hay uno que se adapta mejor al cuidado de tus dientes, tu rutina diaria, etc.

¿Cómo escoger un cepillo de dientes adecuado?

Existen variedad de formas, tamaños, durezas… en cuanto a cepillos dentales. No existe un cepillo perfecto, puesto que cada persona requiere de unas especificaciones distintas.

Pero sí podemos dar unos consejos generales a la hora de escoger un cepillo adecuado para una higiene oral diaria.

El cepillo adecuado es aquel que elimina la placa bacteriana eficazmente y que respeta, cuida y protege las encías y el esmalte dental.

-Cabezal: Es recomendable que el cabezal sea de tamaño pequeño o mediano y que el extremo sea más estrecho,ya que facilita el acceso a las zonas más difíciles, como las últimas muelas.

El cabezal pequeño es el más recomendado por los profesionales por dar mejores resultados, pero es conveniente escoger el tamaño y la forma según la comodidad y destreza y el tamaño de la boca.

-Filamentos: actualmente las cerdas o filamentos se elaboran de fibras sintéticas, como nylon o poliéster.

Existe un material de poliamida (Tynex®) que tiene baja porosidad, poca rigidez (para no dañar las encías), inmutable efecto humedad, filamentos muy redondeados. Estos cepillos son accesibles y pueden adquirirse normalmente en farmacias.

Las fibras de poliéster tienen una calidad inferior ya que no consiguen un redondeado perfecto y las cerdas son más rígidas y duras. Estos cepillos corresponden a los que solemos encontrar en los supermercados.

La disposición de los filamentos en el cabezal también varía según el tipo de cepillo y la marca, pero es recomendable que tenga alta densidad de mechones (conjunto de filamentos agrupados).

Existe tres tipo de dureza de los filamentos: Dura, media y suave.

La dureza dura es le menos recomendada ya que si realizamos un cepillado incorrecto, podemos dañar las encías. Normalmente se recomienda dureza media o en algunos casos de sensibilidad, desgastes o por la edad, la dureza suave.

-Mango: Es recomendable que tenga un diseño ergonómico para facilitar el agarre, así como zonas antideslizantes en los puntos de agarre.

Cepillo eléctrico

Está demostrado que el cepillo eléctrico da muy buenos resultados y es eficaz, pero debe utilizarse la técnica adecuada para realizar un cepillado correcto.

Existen varios tipos de cepillos eléctricos que se diferencian principalmente según el movimiento que realizan.

-Oscilante-rotacional: Es aquel que tiene una velocidad de 5600-8800 oscilaciones por minuto. Realiza un movimiento horario-antihorario y normalmente es de cabezal circular.

-Oscilante-rotacional-pulsátil: también conocido como multidimensional o 3D). También suele ser de cabezal redondo y combina movimientos rotatorios de 7600 a 8800 oscilaciones por minuto y pulsátiles 20000 a 40000 pulsaciones por minuto.

-Sónico: Suele tener un cabezal alargado como el cepillo manual. Realiza vibraciones en sentido lateral. La velocidad de los filamentos es de 16000 a 45000 movimientos por minuto, con una frecuencia de 260 a 500 Hz.

Aunque bien utilizados cualquiera de los tres son eficaces, normalmente es recomendable el de tecnología 3D, ya que los tipos de movimientos que realiza son los más completos para remover y eliminar la placa bacteriana o biofilm.

¿Cepillo manual o eléctrico?

El cepillo eléctrico realiza más de 8000 movimientos por minuto y con el cepillo manual realizamos alrededor de 300 movimientos por minuto.

El cepillo manual utilizado con destreza, precisión, dedicación y realizando una correcta técnica es muy efectivo.

El cepillo eléctrico puede aportar ventajas cuando no conseguimos un cepillado correcto con el cepillo manual.

Está indicado cuando existe una mala higiene oral y/o infección de encías, cuando aparecen tinciones en el esmalte, cuando se lleva ortodoncia o implantes y en niños sobre 12 años de edad.

El cepillo eléctrico se utiliza de distinta manera respecto al manual, y si el cepillo eléctrico no se utiliza correctamente no obtendremos buenos resultados en la higiene. Para usarlo correctamente, debemos dejar el cabezal sobre cada diente unos segundos, sin desplazar el cepillo, dejando que realice el movimiento en cada diente para poder eliminar bien la placa.

Existen distintos tipos de gama de cepillos eléctricos.

Algunos vienen con algún extra como:

-Cronómetro para realizar al menos 30 segundos en cada cuadrante de la boca.

-Señal acústica o visual que avisa de que se está haciendo más presión de la necesaria.

-Bluetooth, música…

¿Cada cuánto se debe cambiar de cepillo o cabezal?

Un cepillo o cabezal que se deteriora con facilidad puede que sea debido a realizar un cepillado incorrecto o demasiada presión.

Cuando los filamentos estén abiertos, debe cambiarse de inmediato.

Si se realiza un cepillado correcto, el cepillo debe cambiarse cada 3 meses o por estaciones del año.

Si se pasa por algún proceso infeccioso debe cambiarse al superarse.

Para realizar una correcta higiene diaria debe cepillarse al menos 2 veces al día, una de ellas por la noche. Puede complementarse la limpieza con cepillos interproximales, hilo dental, enjuagues, etc. pero recuerda que nunca sustituyen al cepillo manual o eléctrico, sino que lo complementan.

Recuerda que en la Clínica dental Miguel Gilabert estamos para resolver tus dudas y ayudarte en el cuidado diario de tu boca.

Comparte el post: